Historia del VOIP

Historia del Voip

La telefonía IP inicia a finales del siglo XX a mediados de los años 90 más exactamente en 1995 por un grupo de jóvenes israelíes que pretendían codificar la voz para ser transmitida de un ordenador a otro. En el mismo año se relizó el lanzamiento del primer softphone por la empresa Vocaltec, Inc. para ser utilizado en un computador que debía tener tarjeta de sonido, micrófono, parlantes y modem para su funcionamiento. El softphone llamado “Internet Phone Software” no tuvo mucho auge porque en esa época aun no había evolucionado la internet en el tema del ancho de banda por consiguiente fue un fracaso para la empresa e igualmente para los usuarios.

En marzo de 1997 la compañía MCI de origen estadunidense desarrollo un proyecto sobre VoIP llamado VAULT, este consistía en interconectar y combinar redes tradicionales de telefonía (PSTN) con redes de datos. Ese mismo año Jeff Pulver decide realizar la primer feria llamada VON con usuarios, fabricantes e interesados sobre la tecnología VoIP. Actualmente este evento se realiza especialmente en Estados Unidos y en algunos países de Europa.

En 1998 un grupo de emprendedores comenzó a fabricar los primeros ATA y Gateways que permitían la comunicación de computador a teléfono convencional (PSTN) y también teléfono convencional a teléfono convencional mediante el uso de ATA en cada extremo.

En 1999 la empresa Cisco vende sus primeras plataformas corporativas para VoIP, principalmente utilizaban el protocolo de señalización H323.

En el año 2000 el estudiante Mark Spencer de la Universidad de Auburn crea Asterisk. La primera central telefónica basada en Linux con un código fuente abierto.

En 2002 surge el protocolo de señalización SIP y este comienza a desplazar a H323. En el año 2003 dos jóvenes universitarios Jan Friis y Niklas Zenntrom crean un software para realizar llamadas sobre internet llamado Skype. Este software se caracteriza por utilizar un protocolo propietario que permite la compresión para mejorar la calidad de la voz.

Hoy en día la telefonía IP se ha vuelto una pieza clave para el desarrollo de una nación en la parte de las telecomunicaciones haciendo más fácil y práctico el uso de esta tecnología para los usuarios finales y a su vez converge con otros servicios de valor agregado.